Servicios

Diseño Web

Tienda Online

Redes Sociales

Códigos QR

SEM

Redacción de Contenidos

Consejos para crear una web para abogados

Autor : Cantabria Cloud

19 Ene, 2021

Si estás dándole vueltas a la opción de hacerte una web para mostrar tus servicios como jurista, has llegado al lugar idóneo. No te descubro nada si te digo que tener una web para abogados bien hecha y posicionada puede suponer un salto de calidad enorme a la hora de conseguir clientes. En este artículo vas a encontrar todos los aspectos que tienes que tener en cuenta a la hora de montar una página, así como consejos y tips en los que seguramente no habías caído. Es preferible dedicar un tiempo a pensar sosegadamente cómo afrontar un proyecto como este, que lanzarse a lo loco en los brazos de cualquier agencia de diseño web. Por ello te recomiendo ponerte un café, ya que esta lectura tratará bastantes puntos muy importantes para la correcta implantación de tu negocio en el ámbito digital.

¿Necesita un abogado una web?

Esta es una pregunta que se hacen muchos letrados. Y la respuesta es evidente: depende. Quizás te hayas sorprendido con esta afirmación, pero es así de cierto. No todos los abogados van a necesitar una página web. Vamos a ver una serie de ejemplos que pueden ser muy descriptivos:

  • Un abogado al que le quedan unos meses para jubilarse y tras lo cual va a cerrar su despacho, no tiene mucho sentido que tenga una web.
  • Abogados que trabajan en exclusiva para empresas que suponen prácticamente el 100% de su cartera y que no preveen que la situación vaya a cambiar.

Como ves no son muchos los casos en los que un abogado no necesite una página web, pero no se puede obviar que existen. Ahora bien, es evidente que ya la mayoría de búsquedas de abogado se realizan por internet. Cualquier persona que necesite de sus servicios va a ir a Google (fundamentalmente) y escribirá «abogado en …«. Este es un comportamiento que ha llegado para quedarse en la población mundial y la española no es una excepción. Por ello, ya no es que sea una necesidad, es que es una inversión de cara al futuro. El abogado que en 5-10 años no tenga su web creada y funcionando va a tenerlo muchísimo más difícil para competir en el ecosistema digital.

En esta imagen te mostramos la evolución de búsquedas en google del término «abogado en…». Como puedes comprobar es claramente alcista y se prevee que así siga siéndolo

Disponer de una web actualizada y agradable hará que consigamos clientes y que además les causemos una mejor imagen. En el olvido quedarán ya anuncios en prensa o en las páginas amarillas, elementos que se han quedado totalmente obsoletos.

Beneficios de disponer de una web siendo abogado

Algunos de ellos ya los hemos visto en los párrafos anteriores, pero vamos a enumerar los que se pueden considerar como principales:

  • Dar confianza a tus potenciales clientes mediante una carta de presentación que resuelva las dudas más frecuentes que se pueden tener a la hora de contratar a un abogado: experiencia, áreas de conocimiento, etc. Ya no sólo se trata de dar buena imagen con un sitio web bonito y trabajado (que también), hay aspectos menos evidentes que también marcan la diferencia. Un ejemplo claro de ello podría ser el correo electrónico. No queda demasiado bien mandar nuestra información por email con una cuenta de Gmail o Outlook. Siempre será más profesional hacerlo desde una cuenta de correo perteneciente a nuestra propia web. Tienes que tener en cuenta que si tu firma se llama «Zubelzu y Asociados» cualquiera puede crearse una cuenta «pepezubelzuyasociados@gmail.com«, con el riesgo que eso conlleva. En cambio si tú eres el dueño de zubelzuyasociados.com, nadie podrá crear cuentas de tu dominio. La confianza y seguridad digital debe ser, más si cabe para un abogado, una cuestión primordial para todos.
  • Aparecer en los buscadores de internet. Cuando hablamos de buscadores nos referimos al 99% por ciento a Google, no cabe duda. Su supremacía es total y por ello «aparecer en Google» es prácticamente sinónimo de «aparecer en internet«.
  • Convertirnos en un referente del sector, ya sea en nuestra ubicación geográfica o para determinadas especialidades. Para ello no sólo servirá con crear una web sencilla y dejarla estática para siempre; será necesario un trabajo constante para ir escalando posiciones.
  • Imagen corporativa / Marca personal: Tanto si eres un profesional que quieres ir siendo conocido como si tienes un despacho, tener una web de calidad es un aspecto muy importante que te hará mejorar la imagen que los demás tienen de ti como profesional o empresa.
  • Ofrecer una propuesta de valor mayor a la media. Un ejemplo de ello será dotar a la web de un blog asociado que resuelva problemáticas de un mayor calado.
  • ¡Competir! A nuestro alrededor el mundo no está parado. Otros abogados y firmas están en continuo crecimiento online; si queremos ser competitivos hemos de empezar lo antes posible a luchar. No te quedes atrás en un momento en el que hay que apostar fuerte.

Pero todos estos puntos se pueden resumir perfectamente en uno que es el principal: una página web para abogados debe servir para obtener tráfico de calidad, que explicado sencillamente serían personas que lleguen a nuestra web y estén interesadas en contratar nuestros servicios legales.

¿Qué tipologías de web para abogados existen?

Este es un punto fundamental, en Cantabria Cloud hemos visto que hay dos perfiles perfectamente diferenciados de clientes «abogados»:

  • Letrados que buscan tener una especie de «tarjeta de visita web» porque se han dado cuenta que cada vez es más normal que cualquier abogado tenga su web en internet con los servicios que ofrece. Este perfil de abogados normalmente ofrece servicios en nucleos de población pequeños, donde mucha gente le conoce, o simplemente goza de muchos contactos que le facilitan un flujo más o menos constantes de clientes.
  • Abogados que necesitan crear un embudo de captación de clientes. Normalmente suelen ser despachos o abogados que trabajan por cuenta propia, que inician su andadura profesional en el derecho, ya sea porque han acabado su carrera hace poco o porque han abandonado alguna firma legal y necesitan crearse su cartera de clientes. Ante esta tesitura los profesionales del derecho se suelen decantar por una de estas dos opciones:
    • Tratar de convertirse en «los primeros» en su zona geográfica. Su idea es aparecer primeros para búsquedas en Google del tipo «abogado en Valladolid» o «abogado laboralista en Vitoria«. Evidentemente esto tiene una mayor dificultad en zonas que sean más competidas (no es lo mismo ponerse en primeras posiciones de los buscadores en Madrid que en Matalascañas, por poner un ejemplo).
    • Especializarse en algún nicho muy concreto de la abogacía. Suele ser muy rentable competir (si se es de los primeros) en micronichos como pueden ser «abogado tarjetas revolving» o «abogado reclamaciones Dentix». Esto es aprovechar elementos de oportunidad que la actualidad nos brinda. No suelen ser temas de larga duración, pero que si somos capaces de hacernos referentes en el sector nos asegurarán una buena cartera de clientes para los próximos años.

Explicados estos diferentes perfiles, la web contendrá una serie de elementos de obligada existencia para ambos y otros que serán exclusivos. ¡Vamos a verlos!

Elementos fundamentales en una página web de abogados

Digamos que estos son los aspectos básicos que tiene que tener la página web de un abogado:

  • Una sección, preferiblemente en la home (en la página principal de la web), en la que expliquemos nuestra experiencia laboral y académica. No se trata simplemente de poner un frío curriculum vitae, ni mucho menos. Es conveniente que al menos elaboremos un texto de unas doscientas o trescientas palabras en el que expliquemos con un lenguaje cercano a que nos hemos dedicado y cuales son nuestros puntos fuertes. No está de más trufar los datos más o menos específicos (año de licenciatura o másteres cursados) con otros algo más subjetivos.
  • Áreas de trabajo. Este es un aspecto que a veces se obvia y se deja un poco a su libre albedrío. Hay que tener en cuenta que nuestros clientes normalmente no están demasiado versados en temas jurídicos. Por ello les cuesta diferenciar entre conceptos como derecho civil, laboral, penal, administrativo, mercantil, etc… Esto no quiere decir que no hablemos de estas áreas de trabajo, significa que deberemos salirnos un poco del lenguaje más formal e indicar a ejemplos concretos de actuación. Así, podemos explicar que nos dedicamos a herencias, donaciones, divorcios, accidentes de tráfico, multas… Eso siempre dará una seguridad al cliente a la hora de llamarnos, ya que sabrá que podemos atenderlo en sus necesidades concretas.
  • Ubicación física del despacho. Tanto de manera textual (indicando la dirección postal) como a incluir un mapa integrado de Google Maps. Esto resulta primordial por dos aspectos:
    • De cara al cliente es importante que le ofrezcamos información sencilla de dónde se encuentra el despacho. De hecho será una de tus fuentes de tráfico principales.
    • Es muy útil para mejorar el posicionamiento web local, ya que informamos a los buscadores de nuestra situación geográfica.
  • Formulario de contacto: sin él no tendremos una web realmente acabada. Disponer de un formulario donde los posibles clientes contacten con nosotros es fundamental. Así solucionas el problema de que alguien pueda no tener (o querer usar) su teléfono o email. En este tipo de formularios los clientes pueden incluir sus dudas y consultas y nosotros las recibiremos en nuestro email.
  • Datos de contacto: aunque tengamos el citado formulario para contactarnos, hemos de incluir de forma visible el número de teléfono y correo electrónico corporativo de contacto.

Una duda (más bien técnica) que se suele tener en este caso es si tener sólo una landing page o si hacer un sitio multipágina, veamos sus diferencias:

  • Si creamos una landing page, esto es una web con una única página donde separamos la información en bloques, tendremos una potente web que seguramente posicione muy bien para términos como «abogado en…» pero peor para «abogado de derecho civil en…».
  • En cambio, si tenemos una web multipágina, donde tenemos una home (página de inicio) más básica y «colgando de ella» varias páginas dedicadas cada una a diferentes temas (penal, laboral, etc) a las que se accede a través de un menú, estaremos en el caso opuesto al anterior. Es posible que posicione mejor a búsquedas específicas si alguna de las páginas internas está muy trabajada.

Ante esto lo recomendable siempre es que sea cual sea nuestra elección no escatimemos recursos en la redacción de contenidos. Puede ser labor del propio abogado trabajar unos buenos textos de calidad, totalmente originales (no sirve lo de copiar y pegar de otra web) y con una extensión notable. Este es un punto que a veces se olvida. No se trata de escribir «paja», hay que tratar de dar una información completa y que responda la mayor cantidad posible de preguntas a sus posibles visitantes. Esta labor la pueden realizar perfectamente redactores de la agencia de diseño web que contratemos, pero si tenemos tiempo y ganas puede facilitársela el propio abogado. Al fin y al cabo, conoce mejor que nadie su propio negocio.

Hasta aquí podríamos hablar de lo que es estrictamente necesario dentro de una web, pero hay otros aspectos que pueden ser muy interesantes dentro de una estrategia más ambiciosa.

Elementos accesorios para webs de abogados

En este caso son cosas que puedes o no tener. Pero si las tienes te harán conseguir mejores resultados en determinados aspectos.

Llamadas a la acción y ofertas

Es muy interesante que aunque no sea siempre, en algunas ocasiones, implantes en la web mensajes y ofertas, no ya para obtener más clientes, si no para evaluar de manera concisa los clientes que te lleva la web. Así si creas un «descuento» si los clientes dicen que te llegan a través de la web obtendrás una información muy valiosa sobre el retorno de inversión (o ROI) que está teniendo la página.

Botón de Whatsapp

Resulta muy recomendable disponer de esta funcionalidad en nuestra página web. Muchas personas utilizan muchísimo más este medio que el propio teléfono. Es una forma de contacto inmediata y que genera poca reticencia a la primera toma de contacto (en ocasiones algunas personas tienen «respeto» a hablar por teléfono con un abogado).

Blog

Este es un punto fundamental que si se acomete hay que hacerlo bien. De nada vale tener un blog con dos o tres artículos escritos en una tarde y no añadir durante años nada más. Hay que ser constante. No se trata de volverse loco escribiendo tampoco. Tendríamos que establecer un «calendario de publicaciones» eligiendo bien los temas a tratar y cada cuanto vamos a publicarlos. Es mejor pecar de conservador que de agresivo en este término. Y puede resultar relativamente fácil escribir un artículo a la semana durante un mes, pero resulta complicado mantener este ritmo.

Es preferible decidir escribir uno al mes si nos vemos capaces de cumplirlo. Y si por ejemplo se dedican unas vacaciones a escribir artículos es preferible que no se publiquen de golpe e ir dosificándolos. En cuanto a los temas a tratar siempre está bien buscar ideas que sean relevantes para lo que realizamos. Si por ejemplo eres un abogado que se dedica a divorcios podrías escribir un post para el blog que se titule «7 consejos legales a la hora de divorciarse» o quizás «Tips a tener en cuenta cuando elijas un abogado para divorciarte». En ellos enlazaremos directamente a la página o sección en la que hablemos sobre nuestra actividad como abogado de divorcio. Veamos algunos beneficios de tener blog asociado a la propia web:

  • Mejoraremos nuestro posicionamiento web: A Google le encantará ver que añades contenidos de calidad a la página. Y empezarás a aparecer en el buscador y por tanto a recibir tráfico por otras búsquedas más allá de los servicios que ofreces. Obviamente si eres suficientemente creativo (o si te inspiras en la competencia) podrás dar con temas tangentes a tu actividad que pueden ser estupendas opciones para obtener clientes. Por ejemplo, ante los problemas que tuvo Dentix en su momento, y el aluvión de gente que quería presentar reclamaciones, era una idea excelente crear un post sobre aspectos sobre las reclamaciones a esta empresa. Más aún, lo ideal sería tratar de conseguir un artículo «perfecto», que de valor a los usuarios por si mismo, sin necesidad de nuestros servicios, pero ofreciendo en algún punto nuestra ayuda. A esto se le llama un «embudo de conversión», imagina que creas el post que mejor explica lo que tiene que hacer un usuario de Dentix que se sienta estafado. Si Google entiende que es el mejor es probable que lo posicione muy alto cuando alguien busque cosas como «reclamar a dentix». Pulsará y llegará a nuestro artículo. Ahí verá que se trata de un contenido de mucho valor y si somos capaces de empatizar con él, conseguiremos que en caso de llamar a un abogado nos llame a nosotros.
  • Damos una sensación de absoluta especialización en determinados temas, lo cual es muy beneficioso para la imagen corporativa.
  • Iremos «dando cuerpo» a la web, dotándola de contenidos y haciéndola más útil.
  • Será un valor añadido para nuestros clientes, ya que la podrán usar como guía para conocer algunos aspectos del derecho.

Redes Sociales

Deberías tenerlas si puedes mantener cierta actividad en ella (o si vas a delegar en alguien que las gestione). Da peor efecto tener unas RRSS abandonadas que no tenerlas. Pero es cierto que tenerlas nos beneficia por varias razones:

  • Mejor imagen personal/de marca: disponer de redes sociales activas hace que nuestra imagen como «profesionales reputados» crezca.
  • Aumentará nuestra red de contactos: en la actualidad las RRSS son un ámbito en el que muchos desarrollan parte de su actividad, por lo que ir ampliando la red de gente con la que estamos en contacto, a largo plazo será una idea estupenda.
  • Promoción y tráfico de calidad a la web. En estas redes podremos publicar nuestros contenidos y anuncios (aunque no deberemos abusar del autobombo).

Publicidad online (o SEM)

Igual que antiguamente se veían anuncios de despachos de abogados en periódicos físicos, actualmente se tiende a aparecer en el ecosistema digital mediante publicidad pagada. Puede ser en redes sociales (Instagram, Facebook, Twitter, Linkedin, etc), en buscadores (Google o Bing fundamentalmente) o directamente en medios de interés (blogs o webs relacionadas con nuestra temática). Dependiendo del tipo de publicidad que sea tendrás que aprender a publicitarte en cada plataforma.

Alta en directorios profesionales y marketplace de derecho

Hay una buena cantidad de webs gratuitas donde podrás incluir tu perfil profesional, pero esto lleva bastante trabajo. Estar en ellos es beneficioso para nuestro negocio online ya que conseguimos buenos enlaces hacia nuestra web, pero también es posible que algunos clientes lleguen a nosotros a través de estos directorios.

Cita previa

Ya hemos visto con la pandemia del covid que el tema de gestionar correctamente las citas es fundamental. Aunque es cierto que por teléfono se puede hacer, dar la opción al cliente de pedir cita de manera online es un servicio añadido que suelen agradecer de buen grado.

Creación de funnels

Lo ideal sería que tuviesemos una comunidad que viniese a nuestra página de manera periódica a ver nuestras publicaciones. Pero esto no es lo más normal. Por ello conviene crear un formulario que nos permita ir creando «suscriptores», que son personas que quieren que les enviemos un correo electrónico cada vez que pase algo de interés en nuestro negocio. Una vez tenemos esa base de datos podemos avisarles mediante email marketing de la publicación de nuevos post o quizás de alguna oferta puntual.

Ahora bien, conviene no saturar a nuestra audiencia. Es preferible un par de envíos con información de valor que estar molestando continuamente. Otro tema es que los visitantes de las webs son reacios a dar su email. ¿Cómo se supera esta situación?. Lo habitual es que les ofrezcas algo a cambio. Puedes crear un pequeño ebook o guía interesante sobre algo que pueda interesar a tu cliente potencial y mandárselo si se registran. A esta estrategia conjunta se le denomina funnel o embudo.

La creación de la web a nivel más técnico

Digamos que hasta aquí hemos explicado en que consiste conceptualmente un proyecto de web; pero a continuación te vamos a dar una serie de aspectos que tendrás que tener en cuenta:

Tu marca

En ocasiones en Cantabria Cloud nos encontramos que el abogado que nos contacta no sabe cual va a ser su marca. Si por ejemplo vas a poner un bufete algunas opciones típicas serían:

  • Manrique Abogados
  • García Legal
  • Bufete Marín

O por supuesto, podrá ser tu propio nombre completo o el de los socios del bufete. Debes pensar si a largo plazo vas a orientar tu actividad de manera individual o si aunque ahora trabajes en solitario, tu idea será montar un despacho o bufete.

Logotipo

Este es un aspecto que aunque ha perdido bastante peso, sigue siendo algo que hay que tener en cuenta. Se siguen entregando tarjetas físicas (cada vez menos, eso si) o integrarse en las cuentas sociales. Forma parte de nuestra identidad corporativa y algo que conviene que guarde consonancia entre todos los medios digitales.

Registrar un dominio

Este es el primer paso a la hora de tener web. Digamos que es reservar nuestro nombre en internet. En los ejemplos de marca que hemos visto anteriormente podríamos elegir nombres como:

  • manriqueabogados.com
  • garcialegal.es
  • bufetemarin.com

Es evidente que el nombre puede estar ya siendo utilizado. En el caso de Manrique Abogados, puede haber otro despacho que se llame así. Una circunstancia de este tipo (que el dominio no esté disponible) puede hacer que nos replanteemos el aspecto del nombre de la marca. No suele ser muy conveniente que coincidamos con otros profesionales, aunque ellos tuviesen comprado el .com y nosotros pudiésemos elegir el .es. Podría dar lugar a equivocaciones y problemas.

En cuanto a la extensión del dominio lo ideal es elegir el .com y el .es. Se pueden comprar ambos y redireccionar uno hacia el otro. Así nos aseguramos que en el futuro nadie nos va a hacer la competencia con nuestro nombre. Si nuestra firma fuese internacional o de gran tamaño podríamos plantearnos adquirir más dominios genéricos (.net, .info, etc) o regionales/nacionales (.cat, .fr, etc). Pero para un caso normal con el .es y el .com es más que suficiente. Normalmente recomendamos que se tenga como «principal» el .com ya que aunque posicionan igual es más estándar.

Otro consejo es que elijas un dominio lo más corto posible. Si tu marca es «Juan Martinez Cortajarena», es preferible que busquemos opciones como juanbenitez.com que juanbenitezcortajarena.com, ya que el primero es más sencillo de recordar y de escribir. Obviamente habrá que establecer si el dominio deseado está libre para contratar y jugar con esta disponibilidad, pero sin olvidar que es preferible un nombre de dominio corto.

Hosting

Una vez que tenemos contratado nuestro dominio, hemos de alojar nuestra web en algún sitio (las fotos, los textos, etc). Esto es algo más complejo que seguramente no quiera hacer un abogado ya que requiere de un conocimiento bastante más alto que todo lo demás. Si sabes programar o eres un usuario informático con experiencia haciendo alguna web verás que no es súper difícil, aunque tiene sus complicaciones.

Deberás elegir un plan de alojamiento (que tendrás que pagar anualmente igual que los dominios) para que tu página funcione. Tendrá que ser acorde al tamaño y visitas de tu web, ser rápido y a poder ser tener un servicio técnico excelente.

Configuración de cuentas de correo

Asociado al hosting siempre están las cuentas de correo y su correcta gestión. Esta es una tarea bastante tediosa, ya que en ocasiones el sistema de spam requiere de revisión. Además deberás hacerte cargo de tareas como crear nuevas cuentas de correo o modificar la cuota de espacio de las mismas.

Instalar la web

En función del hosting que elijas deberás instalar tu página web. Antiguamente era un proceso en el que se creaban las webs en lenguaje HTML. Ahora lo estándar es crear una página web en WordPress un sistema muy personalizable que nos va a permitir ir creando nuestra página web de manera bastante intuitiva y visual. No obstante debes instalar el sistema antes siguiendo estos pasos:

  • Redireccionar el dominio a las DNSs del servidor.
  • Descomprimir los archivos de wordpress en una carpeta del servidor que será dónde se alojarán los ficheros de la web.
  • Asociar en nuestro panel de control (cPanel normalmente) nuestro dominio como «dominio adicional» e indicar en que carpeta específica de wordpress va a estar alojado.
  • Creación de una base de datos en MySQL para el uso de wordpress de la web. Además hemos de crear un usuario para la gestión de la misma.
  • Instalación de wordpress dándole los datos iniciales de la base de datos.

Como puedes ver es algo que si no lo has hecho nunca resulta desalentador. Nosotros te recomendamos dejarlo en manos profesionales, que harán un mejor trabajo y no te harán perder cientos de horas. Por supuesto hay sistemas algo más automatizados y pensados en usuarios sin conocimientos que ofrecen varias empresas. Por ejemplo Ionos es un claro ejemplo. Pero no dejan de ser sistemas que no van a dar un resultado profesional.

Diseñar la web

Esta es la parte más artística. En función del sistema que se utilice deberemos elegir una plantilla (ya sea de pago o gratuita) que dotará de un aspecto global a toda la web. A partir de elegir la que mejor se adapte a lo que queremos podremos retocarla y empezar con lo realmente trabajoso, la maquetación.

En este punto necesitaremos tener claros estos puntos:

  1. La estructura general que queremos que tenga la web: secciones y páginas fundamentalmente.
  2. Textos: es conveniente, empezar publicando desde el primer momento una primera versión con algo de contenido. Lo ideal de hecho sería tener los textos de cada página y sección listos previamente. Los textos podrá hacerlos el propio abogado o es posible también contar con los redactores de la web.
  3. Imágenes: en cuanto a imágenes deberemos incluir algunas de «relleno» que darán buen aspecto a la web que podremos obtener de bancos de imágenes (ya sean gratuitos o de pago). Es importante que precisamente una web para abogados tenga bien claro que no se pueden copiar y pegar imágenes de otros propietarios salvo que sean de libre difusión. Además es interesante hacerse unas buenas fotos del despacho y del profesional si es que queremos que se muestren en la página. No hace falta que sean hechas por un fotógrafo profesional, pero si que tengan una buena calidad.
  4. Textos legales: A un abogado no hay que explicarle que deben estar totalmente accesible en la web secciones como Política de privacidad, de cookies o el aviso legal.

Otros aspectos

  • Deberemos configurar y preparar aspectos como la integración del formulario de contacto a nuestro correo o el mapa de Google Maps en la web.
  • Hemos de avisar a Google de la existencia de la web para que empiece a salir en buscadores a la mayor brevedad posible (a través de Google Search Console). También es importante que activemos la web dentro de Google Analytics, para poder evaluar el tráfico y visitas que tenga la página.
  • Configurar los emails corporativos en los dispositivos que sean necesarios (PC, Mac, teléfonos iPhone, iPad, dispositivos Android). Para ello es posible que tengas ponerte en contacto con el servicio técnico de tu hosting.

Lo «no predecible»

En este apartado incluimos cosillas con las que tendrás que lidiar en algún momento y que pueden suponer perder bastante tiempo:

  • Acordarse de renovar dominios y hosting a tiempo.
  • Problemas de rendimiento del servidor o incluso caídas.
  • Incidencias en las cuentas de correo electrónico.

Conclusiones

Como habrás visto el tema de hacer una web para abogados es algo en lo que se puede entrar en gran profundidad. Cualquier proyecto de este tipo puede plantearse a lo loco y de manera apresurada, pero eso suele conllevar malos resultados. Lo ideal es diseñar una hoja de ruta teniendo en cuenta nuestros objetivos y los recursos (los económicos son los más obvios, pero también habrá que tener en cuenta el tiempo dedicado) que vamos a ser capaces de dedicar. Con ello se podrá trazar un plan que sea realista y consecuente.

Cualquier abogado con unos conocimientos medio-altos en informática podría llegar a hacerse su propia web, pero ni el resultado será el idóneo ni el tiempo dedicado será rentable. El mayor beneficio que un abogado puede obtener es dedicándose a sus casos. Por ello es más que recomendable que delegues esa tarea en auténticos especialistas en diseño web como Cantabria Cloud. Aquí nosotros te orientaremos para que consigas los mejores resultados posibles. ¡Olvídate de problemas!. No en vano, hemos creado muchas webs para abogados y conocemos en profundidad el sector.

¿En qué aspectos podemos ayudarte desde Cantabria Cloud?

Evidentemente el principal es la creación de la página web y su posterior mantenimiento en perfecto estado, pero hay otros si es que te decides a crear una estrategia más completa:

  • Gestión de redes sociales.
  • Integración en la web de elementos adicionales: cita previa online, botón de whatsapp, etc.
  • Elaboración de textos para el blog.
  • Asesoría SEO para que posiciones mejor en internet.
  • Gestión de publicidad SEM.

Artículos Relacionados

Artículos de Interes

Abrir chat
1
Hola, 👋, Soy Carlos de Cantabria Cloud, ¿Tienes alguna duda? ¿En qué te puede ayudar? Recuerda que SABER y HABLAR es GRATIS. ¿Qué necesitas?